Una habitación vacía

XII



Una habitación vacía, casi no hay muebles, paredes lisas.
Es tarde, el sol se pondrá en breve.
La estación del año no importa demasiado.
Sonidos lejanos de niños que juegan es la banda sonora.
El sol que se cuela a través de las ramas de los árboles de la calle.
En las paredes veo tres manchas de luz;
en el interior de esas manchas hay sombras chinescas que dibujan las siluetas de las hojas del árbol; se mueven con la leve brisa de la calle.
Sinceramente, no encuentro un símbolo más preciso para expresar la Paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El examen de ingreso

El primer desencanto con los concursos

Casi sin darme cuenta